Cristianismo

El punto de origen del cristianismo tiene lugar con la venida del mesías según los libros sagrados del judaísmo. Cristo (Christós, o ungido en griego) es según la profecía el Mesías que ha venido a redimir de sus pecados a los hombres. Pese a no existir registros históricos que validen su existencia real, Jesucristo o Jesús de Nazareth, fue un profeta nacido en el siglo I, entre las regiones de Judea y Galilea, que predicó hasta los treinta y tres años, cuando por acusaciones en su contra de sedición y rebelión contra el Imperio Romano, fue puesto en manos del sanedrín (consejo de sabios) y juzgado en manos de la autoridad romana en cabeza de Poncio Pilatos. Siendo emperador Tiberio y en vista de conjurar cualquier conato de rebelión por parte de los judíos, era costumbre el castigo consistente en la crucifixión. Siendo ejecutado y puesto en una tumba, dice la tradición cristiana que tal como rezaba la escritura, resucitó al tercer día ascendiendo a la diestra de Dios. Luego de estos sucesos, sus seguidores difundieron por todo el Imperio la religión cristiana primitiva. Las sucesivas persecuciones de Roma tuvieron lugar hasta el año 330 A.D., cuando el emperador Constantino durante la batalla del Puente Milvio que tuvo una visión, según la leyenda de una estrella en el cielo nocturno seguida de una voz que decía: “In hoc signo vinces” (con este signo vencerás). Tras su victoria sobre las tropas de Majencio, instituye el cristianismo como oficial en el imperio romano.

Durante la Edad Media, el cristianismo según las tesis de la metafísica de Aristóteles, toma un corpus teológico con varios pensadores conocidos como doctores de la Iglesia. San Agustín y en especial Santo Tomás de Aquino, escriben sendos tratados donde se explican las doctrinas filosóficas del credo cristiano, a esto se le conoce como patrística. La autoridad principal del cristianismo es el Papa, el representante de Dios en la tierra. Es quien emite los documentos, ordena las maneras de instituir el sacerdocio y otorga calidad de beatitud o santidad a los miembros de la religión. Los pilares del credo cristiano se instituyen en base a su teología dogmática: 1- La trinidad, consistente en la triple forma que toma Dios para manifestarse: Padre, Hijo y Espíritu Santo 2- la eucaristía, consistente el misterio de la transubstanciación donde el cuerpo y la sangre de Cristo toman la forma del vino y el pan dentro del ritual 3- La inmaculada Concepción, refiere a la encarnación de Dios a través de su hijo Jesucristo en la Virgen María, de manera milagrosa. La iniciación en los ritos cristianos tiene origen en sus sacramentos: el bautismo por medio del cual se simboliza el lavar el pecado original para entrar en la nueva vida; comunión: consistente en recibir el cuerpo de Cristo hecho sustancia en la hostia; confirmación: por medio de la cual se refrenda el compromiso con Cristo por toda la vida. Al igual que en el judaísmo, el cristianismo basa sus normas morales en la palabra de los textos sagrados consignados en La Biblia: los mandamientos de la ley de Dios, son los pilares del comportamiento de un cristiano.  La vida espiritual más allá de la muerte junto a Dios, en estado de gracia, constituye también una creencia importante de la escatología cristiana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario