COLOMBIA: LOS NUEVOS PARTIDOS POLÍTICOS

Esbozo Histórico

Colombia, ha sido llamada la democracia más vieja de América. Desde su origen, tras las batallas independentistas contra España a principios del siglo XIX, había permanecido casi inalterada en su estructura política partidista. La clara división social en la Nueva Granada, ponía en la balanza las clases bajas correspondientes militares en retiro, artesanado, esclavos y comerciantes, quienes sostenían con su tributo o trabajo el estatus de la clase dirigente: clero, burgueses, terratenientes, altos militares y la corte virreinal. Tras la victoria libertadora, el problema de organizar un estado emergente, puso en una disyuntiva a los fundadores de la república. Por una parte, estaban las nuevas corrientes filosóficas del liberalismo inglés que propugnaba un estado mercantilista, parlamentario y laico. Este modelo forzaba a crear necesariamente dentro de la estructura social una burguesía y un proletariado. Por otra parte el conservadurismo, propugnaba por sostener una escala de valores donde el estado junto al clero, resolvía los asuntos sociales y de estado, basando sus estatutos en la idea de un estado, en buena parte, proteccionista políticamente; en lo económico, es casi idéntico al liberalismo. Bajo esa premisa, la división estuvo servida entre el modelo centralista y el federalista. El primero, buscaba una organización estatal unificada en un solo poder; el otro, una división del mismo en distintas provincias y poderes autónomos. Así, se sucedieron guerras durante todo el siglo XIX por la prevalencia de una u otra postura política, desencadenando en la terrible Guerra de los Mil Días (1899-1902). A partir de este conflicto, Colombia se polarizó en dos partidos: liberal y conservador.

El poder político, oscilaba irregularmente entre uno y otro partido, con arreglo a los fenómenos sociales y económicos. Justo antes del llamado “Bogotazo”, el crimen del caudillo liberal Jorge Eliecer Gaitán, Colombia, había empezado el periodo de una nueva república conservadora, con el ascenso al poder en 1946, de Mariano Ospina Pérez; los liberales detentaban el poder desde 1930 hasta el año en mención. Tras el magnicidio, la violencia se acentuó haciéndose cada vez más cruenta, hasta que el siguiente presidente, Laureano Gómez, fue depuesto en 1953. Entonces vendría la dictadura militar derechista de Gustavo Rojas Pinilla y la Junta Militar. En 1956, y en vista de la creciente violencia y la falta de garantías políticas, los dos partidos liderados por Laureano Gómez y Alberto Lleras Camargo, lograron acordar un acuerdo conocido como Pacto de Benidorm, donde se estableció la alternancia de partidos desde 1958.

La polarización continua, produjo en la sociedad colombiana un anhelo de cambio, pues la represión social manifiesta en la inequidad económica con escaso desarrollo industrial y la agudización del conflicto armado, pauperizaba cada vez más al país. Sería en los años ochentas, al final de un periodo donde el terrorismo producido por la macabra empresa del narcotráfico, sumado al exterminio de los grupos políticos que buscaban un modelo de cambio, que la ciudadanía, en cabeza de un grupo de universitarios promulgó la Séptima Papeleta para reformar la vetusta constitución de 1886.

Las nuevas fuerzas políticas 

Tras la promulgación de la nueva constitución en 1991, la libertad de organizar partidos políticos diferentes a la gris perspectiva que por ciento cuatro años gobernó el país, los sectores más segregados juntaron fuerzas para exigir sus derechos civiles. Durante los años noventa, una serie de nuevos partidos políticos, emergió dando aire nuevo a la política mustia que caracterizaba a Colombia. Negritudes, grupos indígenas, homosexuales, activistas estudiantiles, izquierdistas, mujeres y artistas, tenían plana libertad de constituirse como partido. Así, luego del nuevo orden político instaurado por la nueva Constitución, surgió una serie de partidos oficiales en Colombia:

Cambio radical: creado en 1998, es el partido más antiguo, surgido de una coalición de ex integrantes del liberalismo y otras fuerzas políticas.

Mira (Movimiento Independiente de Renovación Absoluta): creado en 2000, propende por una serie de cambios sociales y políticos, y constituido por distintas vertientes de representación social.

Polo Democrático Alternativo: fundado en 2005, agrupa en su seno la mayoría de opositores a los partidos tradicionales: izquierdistas, intelectuales, académicos, sindicalistas, indigenistas, teniendo una influencia sobre todo en Bogotá con tres alcaldes electos sucesivos desde su elección.

Partido Verde: constituido en 2009, constituye una fuerza política del progresismo cívico y el ambientalismo, tuvo en las elecciones presidenciales de 2010, el segundo lugar en votación, constituyéndose en movimiento representativo de la oposición tradicional.

Partido de la U: fundado en 2005, por seguidores liberales y de otros partidos, del ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Se constituyó en importante factor político con la elección por mayoría abrumadora ―casi nueve millones de votos― del presidente Juán Manuel Santos.

Con las integraciones del gobierno de Juán Manuel Santos con su llamada “Unidad Nacional”. Entendida como la coalición en todas las ramas del poder, de los partidos opositores, pretende dar estatus político a las fuerzas de oposición. Algunos analistas ven con desconfianza la idea, ya que Colombia tras largos años, ha padecido por cuenta de los sectores del poder inconformes con los cambios políticos de las últimas décadas, asesinatos de actores sociales que representan un cambio real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario